(AP)

Cuando se trata de Tim Lincecum, hay bastante pánico entre los fanáticos de los Gigantes y los que tienen al derecho en sus equipos de fantasía.

Las preocupaciones son el resultado de los siguientes números: efectividad de 10.54 y promedio de .344 en contra. Ha disminuido la velocidad de Lincecum, y saliendo de los entrenamientos se pensaba que el diestro había dejado de usar su slider en pretemporada para reducir la carga sobre el codo de lanzar.

Entonces ahora, en campaña regular, uno tiene preguntarse si Lincecum sufre alguna molestia física o si simple y llanamente se le va la eficacia que tuvo del 2008 al 2011.

Lo obvio es que es muy temprano para analizar bien los números ni la velocidad de Lincecum. Dependiendo de cómo lo quieras ver, el lunes fue una muestra buena o mala.

Lo bueno es que después de permitir cuatro carreras en el primer inning vs. Filadelfia (una de las cuales fue resultado de un batazo que debió atrapar el jardinero boricua Angel Pagán), Lincecum pareció calmarse y permitir una sola vuelta más en los siguientes cinco episodios. Pero lo malo fue el balance de la salida: cinco carreras y ocho hits permitidos en seis entradas.

Desde un punto de vista positivo, los fanáticos de San Francisco y demás seguidores de Lincecum deben recordar lo que fue el inicio del 2008 para CC Sabathia. Viniendo de ganar el Cy Young de la Americana con Cleveland, el zurdo se veía con menos velocidad y su promedio de carreras limpias había empeorado a 13.50 después de cuatro salidas. Para el final de la campaña, su efectividad estaba en 2.70 y el zurdo estaba lanzando primores por Milwaukee.

Sin embargo, con esto no queremos decir que las preocupaciones deban desaparecer. Al fin y al cabo, estamos hablando de alguien cuya proporción de ponches e innings por apertura disminuyeron en cada una de las dos temporadas anteriores, mientras que le subieron las bases por bolas. Ahora le ha bajado la velocidad y, debido a su tamaño (5-11 de estatura, 163 libras) hay dudas sobre su durabilidad a largo plazo.

¿Ya ha visto Lincecum pasar sus mejores días?

Es muy temprano para saberlo. Aún no estoy listo para emitir un juicio al respecto, aunque sí veo interesante la rotación de los Gigantes a largo plazo.

En las últimas semanas San Francisco les ha dado pactos multianuales a Matt Cain (seis años, US$127.5 millones, con opciones que podrían aumentar el valor a US$141 millones) y Madison Bumgarner (cinco años, US$35 millones). Mientras tanto, Lincecum le permitió al equipo "comprar" sus últimos dos años de arbitraje con un pacto de US$40.5 millones en enero. Pero será elegible para entrar a la agencia libre después del 2013, y siempre se ha mostrado dispuesto a sacarle lo máximo a su valor en el mercado.

Los primeros resultados del 2012 no son suficientes para redefinir nuestra percepción de Lincecum, ya que hay que darle el beneficio de la duda a los brazos élite. Pero sí lo hecho por el diestro ahora debe de cambiar un poco la forma de pensar de la gerencia de San Francisco, que ha hecho grandes esfuerzos por asegurar los servicios de otros lanzadores en su rotación abridora.

Por supuesto, Lincecum es el único pitcher de los Gigantes que ha ganado dos Cy Young. Pero en las últimas dos temporadsa, Cain lleva mejor efectividad (3.01 vs. 3.08), WHIP-Bases por bolas más hits por inning lanzado-(1.083 vs. 1.239) y ponches por cada base por bolas (2.87 vs. 2.78). Y el año pasado, los ponches de Bumgarner por cada nueve episodios (8.40), transferencias por cada nueve entradas (2.02) y total de innings lanzados (204.2) fueron superiores o comparables con los Lincecum.

Ahora bien, nada de esto significa que Cain y Bumgarner sean mejores que Lincecum (aunque obviamente les va mejor en lo que va del 2012).

Ninguno de nosotros es lo suficientemente inteligente como para saber si Lincecum, quien cumplirá los 28 años en junio, llegó a su apogeo a sus 24, 25 o 26 años. Pero con Bumgarner, de 22, no es fuera de lo razonable presumir que su actuación mejorará y evolucionará. De su parte, Cain ha exhibido la durabilidad y la adaptabilidad para sacar los outs de manera consistente, aun cuando se recta está por las 88-92 millas por hora.

Ahora mismo, depende de Lincecum adaptar y mejorar. Al igual que Cain, podría tener que hacerlo sin su mejor material.

Según los datos ofrecidos por Fangraphs.com, la velocidad promedio de la recta de Lincecum ha sido 90.2 millas por hora este año, es decir dos millas menos que en el 2011 y casi cuatro menos que durante su primera campaña de Cy Young en el 2008. Lincecum ha reintegrado el slider, aunque lo está utilizando mucho menos que el año pasado, cuando fue un arma bien eficaz.

No es fácil ver a un pitcher tan talentoso como Lincecum batallar de la manera en que lo ha hecho esta ahora. Pero lo cierto que él no es el primer lanzador élite que ha sufrido en abril. La última vez que tuvo un mes tan malo fue en agosto del 2010, y ese año respondió en grande al ayudar a los Gigantes a ganar la Serie Mundial.

Por eso hay que darle el beneficio de la duda y no perderse demasiado en los números.

Sin embargo, va a ser bien interesante ver cómo la situación evoluciona desde este momento.