(AP)

HOUSTON -- El jugador de menor estatura en las Grandes Ligas es una gran razón por la que los Astros de Houston están teniendo algo de éxito al principio de la temporada.

El venezolano José Altuve, de 1,64 metros (cinco pies y cinco pulgadas) de altura, llegó a la fecha del jueves como el cuarto mejor bateador de la Liga Nacional con un promedio de .358. Encabeza el circuito con 13 partidos de más de un hit y está en tercer sitio con 34 imparables.

Altuve, de 21 años, tiene el mejor promedio de bateo y la mayor cantidad de imparables para un segunda base en ambas ligas, y su promedio de embase de .404 es el mejor entre los intermedistas en las mayores.

Uno de los fanáticos de Altuve es Craig Biggio, quien durante casi dos décadas fue el dueño y señor de la segunda base de los Astros hasta su retiro en 2007. Biggio trabaja para los Astros como asesor especial del director general.

"El no permite que su estatura sea un problema, y éso es lo que más me gusta de él", afirmó Biggio. "Juega como si midiera 1,90 metros (seis pies y cuatro pulgadas). Juega de la manera correcta y es bastante bueno al hacerlo".

Tranquilo y modesto, el venezolano aún parece estarse acostumbrando al hecho de que no sólo está en las Grandes Ligas, sino que es uno de los mejores bateadores de la Nacional. Los ojos en el rostro infantil de Altuve se encienden cuando se le comenta sobre el hecho de que está siguiéndole el ritmo a algunos de los astros del béisbol en lo que va de la campaña.

"Cuando vamos a otros campos de juego y tienen a bordo a los mejores bateadores de la Liga Nacional, y veo a señores como Matt Kemp y David Wright, y esos señores son como superestrellas que solía ver en televisión, y ahora estoy con ellos y pienso que eso es realmente bueno", afirmó.

Altuve también es el pelotero más joven en un equipo lleno de jóvenes, y uno de los más jóvenes en todo el béisbol.

"Siempre hemos sentido que era más maduro de lo que corresponde a su edad", dijo Brad Mills, el manager de Houston. "Pero cuando estás en una situación en que lo ves hacer ajustes entre cada turno al bate, entre cada pitcher, eso ha sido realmente impresionante".

Altuve nunca jugó en la liga Triple A y sus 35 partidos en la Doble A fueron la temporada pasada antes de que pasara con los Astros en julio. A pesar de que bateó para .361 con cinco cuadrangulares, 25 carreras producidas y 52 hits en la Doble A, muchos dudaban que pudiera tener éxito en las Grandes Ligas debido a su estatura.

"A dondequiera que voy, sé que la gente va a hablar sobre mi estatura, pero eso sólo me alienta a seguir jugando duro y a demostrarle a todo el mundo que los señores bajitos también pueden jugar", afirmó Altuve.