(AP)

HOUSTON -- El jugador más consistente de los Marlins sigue siendo Omar Infante.

El segunda base venezolano lleva el mejor promedio del equipo, .326 (décimo en la Liga Nacional).

En el fin de semana, Infante produjo batazos importantes y empujó carreras clave para que el equipo de Miami barriera a los Padres de San Diego y pusiera en seis su racha de victorias consecutivas.

El viernes, el pelotero de 30 años dio el hit decisivo en el 12mo episodio en una victoria por 9-8 sobre San Diego en el PETCO Park. El sábado, Infante impulsó dos carreras, una con un elevado de sacrificio en una octava entrada de dos anotaciones de los Marlins.

"Estamos jugando bien ahora mismo", dijo Infante. "Nos sentimos bien. Estamos jugando en equipo. Todo el mundo está haciendo lo que tiene que hacer. Estamos haciendo las cosas pequeñas; eso es importante."

Infante ha producido por los Marlins desde el principio de la temporada, sobre todo en situaciones cruciales. Ha estado tan firme que se decepcionó con sí mismo cuando jugó dos partidos en San Francisco sin conectar de hit. Previo a la serie ante los Gigantes, llevaba una racha de seis juegos seguidos bateando de hit, antes de irse de 8-0 en los primeros dos choques en el AT&T Park de San Francisco.

Reaccionó el viernes en San Diego con tres hits y dio un imparable en cada uno de los siguientes dos encuentros ante los Padres.

"Creo que perdí un poco mi timing en San Francisco", comentó Infante. "Sentía que no estaba en buena posición para darle a la pelota. Seguí trabajando en mi mentalidad en la jaula."

Ahora el venezolano ha bateado de hit en nueve de sus últimos 11 partidos. En lo que va del 2012, en sólo tres ocasiones ha dejado de conectar imparable en dos juegos consecutivos.

Además de su promedio de .326-el mejor de los Marlins--Infante lleva cinco cuadrangulares (empatado por el liderato del equipo), nueve dobles, dos triples y 12 carreras empujadas. Es el líder por mucho en Miami en OPS (porcentaje de embasarse más slugging) con un impresionante 1.010.