WASHINGTON -- Un abogado de Roger Clemens destacó el miércoles las inconsistencias entre la declaración de un testigo del gobierno y el libro que el hombre escribió, y lo acusó de mentir sobre una etiqueta con la dirección de la casa de Clemens.

El punto de disputa es una etiqueta vieja y rota, que según el testigo Kirk Radomski era de un envío de hormona de crecimiento humano a la casa de Clemens. Radomski testificó que encontró la etiqueta debajo de la televisión de su cuarto en junio de 2008, aunque los agentes federales no la hallaron cuando allanaron su casa tres años antes.

El abogado de Clemens, Michael Attanasio, leyó una parte del libro de Radomski, "Bases Loaded" (Bases Llenas), sobre su venta de esteroides a peloteros profesionales, en la que el ex traficante de drogas escribió: "Obviamente la había escondido allí (la etiqueta) cuando empecé a preocuparme de que el gobierno vendría por mí, y luego me olvidé de ella".

Cuando le preguntaron al respecto el miércoles, Radomski insistió que "no escondí nada".

Attanasio ripostó que entonces lo que escribió en el libro era mentira.

"¿Alguna vez escribiste un libro? ¡Escribe un libro!", respondió Radomski mientras levantaba su libro. "Para que veas como tergiversan las cosas".

La etiqueta estaba dirigida a Brian McNamee, el ex preparador físico de Clemens, con la dirección de la casa de Clemens en Texas. Radomski dijo que el envío era de dos juegos de HGH --"unas 50 a 100 jeringuillas"-- y calculó que ocurrió en 2002.

McNamee, quien testificará luego en el juicio, ha dicho que le inyectó a Clemens con HGH y esteroides.

Clemens, ganador de siete premios Cy Young, está acusado de mentirle al Congreso estadounidense cuando negó haber utilizado esteroides y HGH.