La Liga Americana contaba con 11 equipos con récord de por lo menos .500 para la pausa del Juego de Estrellas por primera vez en la historia. En las 43 temporadas desde que se impuso el sistema de divisiones, el Joven Circuito ha tenido 10 conjuntos con .500 o más a medio camino en cuatro ocasiones-1981, 1983, 1993 y el 2005.

De su parte, la Nacional tenía 12 equipos con .500 o más en el 2004 y 11 en el 2003.

Esta es apenas la tercera ocasión desde el actual sistema expandido de divisiones en que una de ellas-el Este de la Americana-- tiene cinco equipos sin marca perdedora. Las otras dos fueron el Este de la Nacional en el 2005 y la Central de la Nacional en el 2004.

Esta paridad viene un año después de que los Cardenales y los Rays remontaran desventajas de 10 juegos en el último mes para ganar los comodines de sus respectivas ligas.

Entonces...

En este momento, 21 de los 30 clubes de Grandes Ligas están en la cima de sus divisiones, con posesión de un comodín o a cinco juegos de un puesto en los playoffs.

Hay más.

En la Nacional, luego de Washington y Pittsburgh, hay seis conjuntos separados por sólo dos juegos. En la Americana, con la excepción de los líderes divisionales, hay ocho equipos separados por apenas 3.5 partidos.

Estos números son importantes de cara a la fecha límite del 31 de julio para realizar cambios sin que los jugadores pasen por la lista de waivers. En estas últimas semanas, cada dueño de equipo y cada gerente general deberán analizar su club y tomar una decisión en torno a esta semana.

¿Es lo indicado sumar ahora para tratar de ganar este año, o empezar a planificar de cara al 2013? A esta altura será difícil para la mayoría de los equipos desprenderse de piezas importantes, sobre todo luego de ver lo que hicieron los Cardenales y los Rays el año pasado.

Los Cerveceros no son uno de esos equipos a cinco juegos o menos de un puesto en los playoffs. Empiezan la segunda mitad de la campaña a seis partidos del comodín (pero con siete equipos delante de ellos) y a ocho del primer lugar de la Central de la Nacional. El GG de Milwaukee, Doug Melvin, tiene que decidir si cambia o no al derecho Zack Greinke.

Los Cerveceros no están cerca de la clasificación. De perder unos cuanto partidos, podrían encontrarse a 10 juegos de un puesto en los playoffs y detrás de demasiados contrincantes para tener una oportunidad realista.

Pero del otro lado, un buen trecho podría propulsarlos a la pelea. Para una franquicia que podría estar camino a atraer a tres millones de espectadores por cuarta vez en los últimos cinco años, será difícil hacer movimientos que sean percibidos como una manera de rendirse para el 2012.

Son muchos los otros GG que tendrán que tomar decisiones similares. Por ejemplo, los Piratas están en buena posición de llegar a la postemporada por primera vez en 20 años.

Entonces, ¿qué tan lejos debe ir el GG Neal Huntington para mejorar su roster? Si puede adquirir a un bateador para la parte gruesa de su lineup, debe ceder algo de la profundidad en el pitcheo que ya tiene?

Pedro Alvarez tiene OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.258 desde el 16 de junio. Si el dominicano sigue dándole a la bola así, el equipo de Huntington podría ser lo suficientemente bueno como para no necesitar cambiar nada.

Los Azulejos se encuentran en una situación parecida. Probablemente necesiten otro pitcher para competir de verdad, ¿pero a qué precio? ¿Valdría la pena sacrificarse a largo plazo para tratar de ganar a corto plazo?

Algo interesante de esta temporada es que cada cierto tiempo tenemos que reanalizar cómo van las peleas en cada división. Un día, los Dodgers están aflojando. Al día siguiente, enseñan sus garras para mantenerse en la cima.

Justo cuando pensamos que los Medias Rojas van a empezar a subir en el Este de la Americana, retroceden. Los Tigres han sido así también. Cada vez que Detroit gana par de juegos, pensamos "OK, ésta es la clase de equipo que pensábamos que iban a ser".

En cuanto a los Filis, ya casi es hora de rendirse. Están a 10 juegos del comodín y están detrás de ocho equipos. Necesitan hacer algo grande sólo para volver a ser mencionados entre los otros contendientes.

Esto es lo que visualizaba el Comisionado Bud Selig cuando empezó a implementar el compartir de ingreso entre los clubes de Grandes Ligas. No quería presidir un deporte en que las nóminas decidieran las posiciones antes de que comenzara la campaña.

Lo ha logrado. Con la excepción de cinco o seis conjuntos, todos los clubes pueden todavía visualizar una oportunidad de clasificar este año. Y si la temporada terminara ahora, seis de las 10 franquicias con mayor nómina no estarían en postemporada.