(AP)

Son muchos los motivos por los que ha habido tantos juegos sin hit ni carrera últimamente, pero hay una razón por la que los fanáticos en el Safeco Field vieron algo de historia el miércoles: Se trata del "Rey Félix".

El juego perfecto del venezolano Félix Hernández por los Marineros fue el tercero del 2012. Pero cuando un pitcher logra la hazaña y mucha gente dice, "¿Por qué tardó tanto para hacerlo?", se saben dos cosas: Una, estamos viviendo una nueva era de béisbol. Dos, es lanzador es muy, muy bueno.

En este caso, aplican ambas realidades. Cuando Hernández tiró el juego perfecto número 23 en la historia de Grandes Ligas, no sólo logró el tercero del año, sino que de paso lanzó el sexto no-hitter de esta temporada. Es casi una "epidemia" en la Gran Carpa.

En sentido general han subido los ponches en Grandes Ligas, aunque sigue la alta cantidad de jonrones y en general se están anotando muchas carreras. Los equipos se han vuelto más astutos a la hora de evaluar la defensa, así que hay mejores peloteros con el guante defendiendo sus respectivas posiciones. Muchos de los no-hitters, incluyendo el de Hernández, han sido en estadios que favorecen a los pitchers. Las pruebas antidopaje seguramente son un factor.

Sin embargo, hay algo que va más allá del puro análisis de números: El lanzador. Aunque algunos de los nombres no son los más sonoros, la mayoría de los autores de los no-hitters de años recientes son verdaderas estrellas: Hernández, Jered Weaver, Justin Verlander, Matt Cain, el venezolano Johan Santana y Roy Halladay.

2012: un año para no-hitters
Pitcher Equipo Oponente Fecha
*Félix Hernández Marineros Rays 15/8
*Matt Cain Gigantes Astros 13/6
# Seis lanzadores Marineros Dodgers 8/6
Johan Santana Mets Cardenales 1/6
Jered Weaver Angelinos Mellizos 2/5
*Philip Humber Medias Blancas Marineros 21/4
*- Juego perfecto
#- Kevin Millwood, Charlie Furbush, Stephen Pryor, Lucas Luetge, Brandon League, Tom Wilhelmsen

Para tirar un sin hit ni carrera, no es primordial tener un comando y un material élite, pero claro que eso ayuda. En el caso de Hernández, el venezolano tiene ambas cosas de manera superlativa.

Son pocos los lanzadores que pueden hacer lo que hace Hernández cuando está en sus mejores momentos. La calidad de sus múltiples pitcheos puede igualar la de cualquier abridor de Grandes Ligas. Puede amarrar al bateador con una recta adentro, tirar un slider en la esquina y congelar a un bateador con un cambio de velocidad-y todo eso lo puede hacer en un mismo turno.

En el último turno del juego perfecto contra los Rays, Hernández le tiró cuatro pitcheos diferentes a Sean Rodríguez, todos con diferentes velocidades. Eso incluyó un strike cantado con una curva de 83 millas por hora en la esquina de afuera, un strike tirándole ante un slider afuera y, para terminar, una recta de los dedos separados cantada de strike en la parte interna del plato. Ese último lanzamiento rompió hacia abajo y adentro, con una velocidad de 92 millas por hora. Rodríguez no tuvo ninguna posibilidad en ese turno, al igual que los demás jugadores vistiendo el uniforme de Tampa Bay.

Algo que no se vio en el juego perfecto de Hernández, diferente a algunos de los no-hitters más recientes, fue una jugada espectacular.

No hizo falta.

El venezolano Grégor Blanco salvó el juego perfecto de Matt Cain en junio con una atrapada magnífica. Mike Baxter sacrificó una gran parte de su temporada al lesionarse al momento de hacer una gran atrapada, algo que preservó el sin hit ni carrera de Santana.

El miércoles, Eric Thames hizo una buena jugada ante un elevado de Sam Fuld en el primer inning, pero el batazo no fue tan peligroso. Después de eso, nadie más en los Rays llegó ni cerca de conectar un hit. Hernández tuvo 12 ponches, provocando 26 swings en blanco. Ningún batazo llegó a un jardinero luego de la cuarta entrada.

Fue puro dominio de un lanzador sumamente dominante.

Claro, ayudó el hecho de estar pitchando en el Safeco Field. Claro, los Rays son un equipo de muchos ponches y pocas carreras en el 2012. Y claro, Hernández cuenta con una buena defensa en los Marineros.

Pero son muchos los lanzadores que cuentan con esas ventajas todas las noches. Hernández se aprovechó de una manera espectacular.

¿Por qué? Porque se trata de Félix Hernández.