(AP)

El juego perfecto de Félix Hernández tuvo un aire de inevitabilidad. Desde que tenía tan sólo 19 años, el venezolano ha impresionado a todo el mundo con su material, aun si los resultados variaban un poco.

Hernández nunca fue el "Príncipe Félix, Duque del Safeco", sino que desde siempre ha sido el Rey Félix. Dicho título fue reforzado el miércoles con la joya que tiró ante los Rays.

Por supuesto, la otra inevitabilidad de lo logrado por Hernández es que ahora se habla más y más sobre el tremendo valor que representaría para los Marineros en el mercado de cambios.

El gerente general de Seattle, Jack Zduriencik, ha dicho una que otra vez no tiene intenciones de canjear a Hernández. Sin embargo, eso no evita que los fans de equipos como Yankees y Medias Rojas sueñen con ver al venezolano en sus filas.

Se sabe que desde hace mucho tiempo, el gerente general de los Yankees, Brian Cashman, tiene a Hernández como primero en su lista de lanzadores codiciados (tuvo que conformarse con el dominicano Michael Pineda en enero de este año).

Quiero hablar en nombre de los fanáticos de los Marineros: Dejen de hablar de un cambio por Félix, para que los seguidores de Seattle al menos tengan este momento.

Entiendo lo positivo que podría ser un canje de Hernández. En ese caso los Marineros podrían adquirir los bates que tanta falta hacen, o podrían reforzar su sistema de liga menor de una manera impactante. Todo eso sería ahora, con el valor de Félix en su apogeo.

Sin embargo, Hernández sólo tiene 26 años y está bajo hasta el 2014. Claro, el derecho no es un pelotero barato-ganará US$39.5 millones en las próximas dos temporadas, algo similar a lo que podría pedir en el mercado abierto.

Pero Seattle visualiza un futuro positivo para su equipo, con Hernández como piedra angular de la rotación. Entonces, no debe de sorprender a nadie que Zduriencik no haya querido escuchar muchas ofertas por el Rey.

Para los fanáticos de los Marineros, todo esto se ha convertido en una historia vieja. Es algo que probablemente los canse tanto como ver a su equipo tener una temporada perdedora por séptima vez en nueve años.

Por eso es que lo que ocurrió el miércoles en el Safeco Field fue tan especial para Hernández y sus fans en Seattle. El valenciano fue firmado por los Marineros como agente libre internacional en el 2002. Tiene una casa en Seattle, ciudad donde ha echado raíces. Aunque nunca ha tenido la oportunidad de lucirse en postemporada, Hernández está orgulloso de su rol en el equipo y en la comunidad.

"Estoy contento aquí", ha dicho en numerosas ocasiones.

Entonces, por fin Hernández tuvo un momento de magnitud con los Marineros, un momento en que su gran material llegó a su nivel más alto y en que los fanáticos tuvieron motivo para celebrar.

Y sería un error pensar que el juego perfecto no vaya a pasar por la mente de los que votarán por el Cy Young de la Liga Americana. De hecho, Hernández lleva efectividad de 1.56 en sus últimas 15 aperturas para entrar a la pelea de dicho premio.

En un sentido más general, los debates acerca de Hernández se centrarán en el tema de Seattle cambiarlo o no, sin importar las veces que el diestro exprese que quiere seguir en los Marineros o que Zduriencik insista en que no habrá ningún canje. Se seguirán viendo informes como éste que salió en el New York Daily News.

"No me importa qué diga Jack ahora", le dijo al periódico un ejecutivo de la Liga Americana. "Creo que escuchará ofertas el próximo invierno. Sé que el muchacho quiere estar en Seattle, ¿pero de verdad crees que volverá a firmar con (Marineros) si no tienen un equipo competitivo?"

Hasta cierto punto, tiene sentido lo que expresa dicho ejecutivo. Parecen remotas las posibilidades de competir de los Marineros en un futuro cercano. El venezolano Jesús Montero, Dustin Ackley y Justin Smoak-supuestamente los tres pilares de la ofensiva-se han combinado para batear .228 este año. Es probable que las amplias dimensiones del Safeco hayan incidido en eso.

Por supuesto, Montero y Smoak llegaron a Seattle en cambios de alto perfil-Montero en el canje por Pineda y Smoak en el trato por Cliff Lee en el 2010. Eso demuestra lo riesgosos que pueden ser los cambios.

Entonces, no es sorpresa que Zduriencik prefiere construir un equipo ganador conservando a Hernández. Quisiera ver al venezolano como el ancla de una rotación que incluya a Taijuan Walker, Danny Hultzen y James Paxton.

Es un reto hacerlo en el Oeste de la Liga Americana y con un estadio que claramente no es atractivo para los mejores bateadores en la agencia libre. Pero los éxitos de los Atléticos este año demuestran que no hay forma de saber cuándo un equipo va a mejorar con sus jóvenes. El buen pitcheo cubre muchos huecos, y los Marineros cuentan con uno de los mejores lanzadores del mundo.

El miércoles vimos una vez más por qué los Marineros valoran tanto a su Rey. Una vez más vimos por qué Hernández se ha convertido en la cara de una franquicia que el mes pasado cambió a Ichiro Suzuki.

Ahora bien, nadie sabe por cuánto tiempo más estará el venezolano en Seattle. Pero por ahora los fans de los Marineros merecen gozar esa gran actuación que vimos de Félix Hernández.