BALTIMORE -- Los Orioles de Baltimore, viniendo de una temporada regular para el recuerdo y una emocionante victoria sobre Texas en el nuevo formato del comodín en la Liga Americana, se preparan para medirse a los poderosos Yankees de Nueva York con una incógnita en el montículo.

Jason Hammel, quien fuera una especie de as de los Orioles antes de lesionarse la rodilla derecha en julio, hará el domingo su primera apertura desde el 11 de septiembre en el Juego 1 de la Serie Divisional entre Baltimore y Nueva York.

Tanto Hammel como el manager de los Orioles, Buck Showalter, aseguran que el derecho está bien de la rodilla y que no habrá ningún tipo de límites el domingo.

"No hay preocupaciones con la rodilla", dijo Hammel. "Quiero darle las gracias a Buck por tener la confianza de devolverme al montículo en una situación tan importante."

Efectivamente, es una decisión que llama la atención. Teniendo lo suficientemente descansados al taiwanés Wei-Yin Chen y al mexicano Miguel González, Showalter decidió irse con Hammel, quien tiró un juego simulado el lunes en la Florida y luego realizó una sesión del bullpen el viernes en Texas.

"Había muchas variables", dijo Showalter acerca del proceso de elegir a Hammel para el primer choque. "Él no ha estado tan alejado. El lunes lanzó básicamente el equivalente a un juego de béisbol.

"La parte mental no va a ser un reto para él. El reto va a ser medirse a los Yankees. Ellos nos harán saber cómo esté lanzando. Pero estamos emocionados de tenerlo de regreso."

Hammel, en su primera temporada con los Orioles luego de ser cambiado de Colorado a Baltimore, tuvo marca de 8-6 con efectividad de 3.43 en 20 aperturas en el 2012. Se perfilaba como el mejor abridor de Baltimore a finales de junio, cuando presumía récord de 8-2 y promedio de carreras limpias de 2.61.

Sin embargo, a mediados de julio se lastimó la rodilla y fue operado. En apenas su segunda apertura al retornar a la acción, salió de su salida del 11 de septiembre luego de apenas 3.2 entradas al volver a sentir molestias en dicha rodilla.

Después de esos contratiempos, de repente Hammel se encuentra abriendo el primer juego de playoffs en 15 años en esta ciudad, contra nada más y nada menos los Bombarderos del Bronx.

"Estoy cómodo con esto", dijo Hammel acerca de la tarea que le espera. "He podido cuidarme del brazo durante el tratamiento de la rodilla, así que no estoy preocupado por eso. Estoy bien confiado en lo que puedo hacer."

Hammel tuvo 0-1 con promedio de carreras limpias de 3.94 vs. los Yankees en el 2012. El diestro sabe que nunca es fácil medirse a una alineación con nombres como Granderson, Canó y Jeter, entre muchos otros. Pero al mismo tiempo, el serpentinero no quiere perderse en eso, sino lanzar su juego.

"Voy a implementar la misma mentalidad de todo el año", dijo. "Obviamente son los Yankees y ellos conforman un lineup estelar todos los años. Hay poder del principio al final.

"Hay que hacer pitcheos de calidad", continuó. "No me preocupo por el historial de un bateador en particular. Estamos jugando para un partido ahora mismo. Obviamente es un reto mayor, pero creo que estamos a la altura."