(AP)

DETROIT - Después de perder 119 juegos en el 2003, los Tigres empezaron a reconstruir al año siguiente con la firma del boricua Iván Rodríguez y del venezolano Carlos Guillén, entre otras adiciones.

En el invierno del 2004-05, Detroit se arriesgó con el también venezolano Magglio Ordóñez, quien venía de una lesión en la rodilla izquierda que lo había limitado la temporada anterior. Fue una firma bien acertada de la gerencia felina, ya que Ordóñez se convirtió en una de las piezas principales del renacer de los Tigres, que ahora mismo participan en su segunda Serie Mundial en los últimos siete años.

"Me siento muy orgulloso muy contento por lo que ha podido hacer la organización, por lo que ha podido hacer el equipo y por la ciudad que de verdad lo necesitaba", dijo Ordóñez, invitado especial de los Tigres que lanzará la primera bola antes del Juego 4 de la serie aquí.

Mientras Detroit subía del sótano a los primeros lugares de la División Central de la Liga Americana-un giro colectivo que culminó en una participación en la Serie Mundial del 2006-Ordóñez fue un pilar del ataque felino, alcanzando al menos los 20 jonrones y las 100 empujadas del 2006 al 2008.

"Estoy contento y orgulloso de haber formado parte de ese renacer del equipo, que fue a la Serie Mundial del 2006", dijo Ordóñez, quien precisamente dio jonrón de oro en el Juego 4 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana ese año contra los Atléticos para darle a los Tigres su pase al Clásico de Otoño. "Recuerdo cada momento que pasé en el 2006 cuando le ganamos a Oakland y luego cuando jugamos contra San Luis (en la Serie Mundial).

"Estoy muy contento ahorita por ver otra vez al equipo en la Serie Mundial."

Ordóñez tuvo la mejor temporada de su vida al año siguiente, cuando ganó el título de bateo de la Liga Americana con .363. Además, tuvo 28 jonrones, 139 empujadas, 54 dobles (líder del Joven Circuito) y un OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.029 para terminar segundo en las votaciones del premio al Jugador Más Valioso de la Americana.

CONTENTO POR MIGUEL
Ordóñez fue parte de una amplia camada venezolana en sus tiempos en la Ciudad Automotriz, jugando con Guillén, Omar Infante, Wilfredo Ledezma, Armando Galarraga, Víctor Martínez y Miguel Cabrera, entre otros.

En esta Serie Mundial hay nueve jugadores venezolanos en roster activo, incluyendo cuatro del lado de los Tigres. Y por supuesto, ninguno se ha destacado tanto como Cabrera, ganador de la Triple Corona de bateo en la Americana y fuerte candidato a Jugador Más Valioso de la liga.

"Estoy muy contento por todos los muchachos venezolanos, especialmente con Miguel por la temporada que tuvo este año", dijo Ordóñez. "Fue una temporada de ensueño. Me siento muy contento de haber compartido con él y de haber jugado con él por cuatro años.

"(Su gran 2012) se veía venir", continuó. "Era tiempo de que él pusiera todas sus cosas juntas y que se vieran los resultados. Estoy muy contento por él."