LOS ANGELES - Cinco de los mejores momentos de los Dodgers en el 2012 tuvieron lugar fuera del terreno, lo cual demuestra que la campaña pasada fue una de transición para los Azules.

Por tercer año consecutivo, Los Angeles no clasificó para la postemporada, aun con la adición de estrellas ya establecidas. Curiosamente, el equipo tuvo mejores resultados en la primera mitad con una nómina modesta que después del Juego de Estrellas con una escuadra reforzada.

Matt Kemp no fue el mismo después de lesionarse la corva en mayo. El guardabosque se lastimó de nuevo al chocar con el muro en Colorado el 28 de agosto, lo cual lo envió al quirófano al concluir la campaña.

Kemp fue uno de 21 jugadores de los Dodgers que pasaron tiempo en la lista de incapacitados en el 2012. Doce de ellos tuvieron que ser operados en algún momento.

Pero también hubo puntos luminosos. Clayton Kershaw, por ejemplo, tuvo una actuación digna del premio Cy Young a pesar de padecer una ligera dolencia en la cadera. Por otro lado, el mexicano Luis Cruz, quien había militado en ligas menores durante casi toda su carrera, se adueñó de la antesala y, con dos meses muy buenos, se ganó la oportunidad de seguir con el equipo grande en el 2013.

A continuación las cinco historias de los Dodgers en el 2012:

5. El Goliat: Aunque el roster remodelado de los Dodgers nunca entró en ritmo y no pudo avanzar a los playoffs, los ejecutivos de Los Angeles dominaron el mercado de agentes libres en diciembre al firmar a Zack Greinke por seis años y US$147 millones, un récord para un lanzador derecho. También llamaron la atención al invertir $62 millones por los servicios del zurdo coreano Hyun-Jin Ryu.

4. Los micrófonos: Los nuevos dueños demostraron lo mucho que valoran las grandes voces de la franquicia al anunciar a finales de agosto que el narrador Salón de la Fama, Vin Scully, y el ecuatoriano Jaime Jarrín regresarán para la próxima temporada. En el caso de Jarrín, extendiendo su contrato hasta el 2015.

3. El dinero: Con el fin de ganar una Serie Mundial ya mismo, los Dodgers enviaron a dos prospectos y se echaron encima una deuda de $300 millones. Tras firmar al agente libre cubano Yasiel Puig por $42 millones y darle otros $85 millones a Andre Ethier, realizaron una serie de canjes asombrosos por jugadores de alto perfil.

2. Los canjes: La compra más cara en la historia del deporte profesional en los Estados Unidos resultó en un par de transacciones que transformaron al equipo: el cambio del 25 de julio con Miami por el dominicano Hanley Ramírez y Randy Choate y el canje el 25 de agosto con Boston por el mexicano Adrián González, Josh Beckett, Carl Crawford y Nick Punto. El club también agregó al relevista Brandon League, al jardinero Shane Victorino y al lanzador Joe Blanton.

1. La venta: Cada aspecto de la temporada de los Dodgers en el 2012 fue definida por la venta de la franquicia a Guggenheim Baseball Management por $2.15 billones. Los nuevos dueños reunen los vastos recursos económicos de Mark Walter, Todd Boehly y Botton Patten, la experiencia de Stan Kasten como ejecutivo deportivo, la popularidad de Magic Johnson y la perspicacia de Peter Guber, ejecutivo de la industria del espectáculo.