Yasmani Grandal. (Mark J. Terrill/AP)

SCOTTSDALE, Arizona -- Yasmani Grandal leyó el sábado un comunicado escrito y se disculpó por segunda ocasión por su suspensión de 50 partidos por arrojar positivo a testosterona en un control antidopaje.

El catcher cubano de los Padres de San Diego fue suspendido el 7 de noviembre y emitió un comunicado a través de la asociación de peloteros de Grandes Ligas. El sábado leyó otro comunicado en la sede de pretemporada de los Padres, y no aceptó preguntas de la prensa.

Grandal tampoco comentó sobre el reporte del mes pasado del diario Miami New Times que lo vincula con Biogenesis of America LLC, una clínica ya cerrada con sede en Coral Gables, Florida, y que es investigada por Grandes Ligas por vender drogas a peloteros.

"Asumí toda la responsabilidad por mis actos y me disculpé con mis compañeros, los fanáticos y la organización de los Padres de San Diego", dijo Grandal, quien demoró menos de dos minutos para leer su comunicado. "Quiero dejar esto atrás, cumplir con mi suspensión y seguir trabajando duro para ser un mejor jugador y compañero".

En cuanto a Biogenesis, el cubano dijo que "estoy al tanto de los informes de prensa sobre supuestos archivos de pacientes de una clínica en Miami, y que el béisbol de Grandes Ligas y otros están investigando esas acusaciones".

"Voy a cooperar completamente con la investigación. Mis asesores legales me aconsejaron que no conteste preguntas sobre las investigaciones activas", señaló. "Basándome en esa recomendación, no voy a hacer más comentarios".

Grandal puede participar en la pretemporada y jugar en partidos de exhibición. El cubano se quedará en la sede de pretemporada de los Padres cuando empiece la campaña regular.

"Es lo que tiene que hacer", indicó el manager Bud Black. "Se disculpó por lo que esto le hizo a nuestro grupo".