Hensley Meulens (derecha) y sus coaches prepararon muy bien a su selección.

SAN FRANCISCO - Después de jugar prácticamente por todo el globo y llegar a un paso de la final del Clásico Mundial, Holanda vio frustrado su sueño de coronarse campeón del evento. Sin embargo, la selección holandesa sí le hizo saber a todos que son una entidad formidable en el béisbol internacional.

De hecho, se puede decir que este "proyecto" empezó en el 2006, cuando Shairon Martis lanzó lo que ha sido hasta ahora el único sin hit ni carrera en la historia del Clásico. Continuó en el 2009, cuando Holanda derrotó dos veces y eliminó a la República Dominicana-antes de que los quisqueyanos se vengaran el lunes con un triunfo por 4-1 en la segunda semifinal del torneo en el AT&T Park.

Para el manager de la selección holandesa, Hensley Meulens, sus pupilos enviaron un mensaje claro al resto del mundo.

"Le hemos demostrado a la gente que hemos llegado a este escenario y que vamos a seguir mejorando", dijo Meulens, coach de bateo de los campeones Gigantes de San Francisco en Grandes Ligas.

Meulens, el primer ligamayorista nacido en Curazao, afirma que la mezcla de jugadores aficionados del mismo país de Holanda y los profesionales oriundos de las islas caribeñas del Reino hace especial a la selección.

"Creo que como reino, probablemente seamos uno de los únicos países con la opción de seleccionar a peloteros de diferentes islas, además de la (Madre Patria) para construir nuestro equipo", dijo el capataz. "Decidimos hace mucho tiempo que nuestro equipo más fuerte sería una mezcla de muchachos de los diferentes países, en vez de sólo Curazao o Aruba o Holanda.

"Por eso llegamos aquí", continuó. "Tenemos una mayoría de los lanzadores que son holandeses, nacidos y criados en Holanda. Hay par de pitchers que son de las islas, pero todos tenemos pasaporte holandés. Todos somos holandeses."

Roger Bernadina, jardinero de 28 años de edad, oriundo de Curazao y uno de los jugadores de la selección con experiencia de Grandes Ligas (Nacionales), atribuyó el éxito de Holanda a su cuerpo monticular, un grupo con poca experiencia profesional.

"Tengo que darle mucho crédito a nuestros pitchers", dijo Bernadina. "Los otros equipos no tenían muchos datos sobre nosotros, así que mucho hicimos al seguir batallando y no darnos por vencidos."

Así llegó tan lejos Holanda.

"Con este grupo, fue excelente el carisma y las cosas funcionaron bien en este torneo", agregó Bernadina. "Este fue el momento indicado para nosotros. Aquí (en la semifinal vs. Dominicana), se nos fue el juego, pero mucha gente no esperaab que llegáramos hasta aquí."

Desde Taiwán en la primera ronda hasta Tokio en la segunda, Holanda dio de qué hablar en este Clásico. Eliminó de manera dramática a Cuba en Japón, antes de ir a Arizona para dos juegos de exhibición y finalmente San Francisco para la semifinal.

Para el futuro, el Reino de los Países Bajos será un equipo a seguir en torneos internacionales-sin ninguna sorpresa.

"Definitivamente quisiera ver si podemos tomar el próximo paso", dijo Bernadina. "Ya quiero ver el próximo. Si podemos hacer las mismas cosas que hicimos esta vez, creo que podremos llegar bastante lejos."