Brandon Inge resalta la camaradería en esta edición de los Piratas. (AP)

Los jugadores de Pittsburgh desarrollados por los propios Piratas no conocen el éxito colectivo durante una temporada entera de162 juegos.

Pero unos cuantos veteranos en la edición del 2013 sí lo han hecho, algo que resulta en una buena influencia en el clubhouse.

"Sé que eso fue parte del motivo por el que me trajeron", dijo el infielder Brandon Inge. "He sido parte de muchos equipos, equipos de postemporada, y (la gerencia de Pittsburgh) quería tener algo de eso."

Inge se pasó 11 años con los Tigres, que con él estuvieron en la Serie Mundial del 2006 y la Serie de Campeonato de la Liga Americana del 2011.

Afirma el veterano que uno de los elementos que ha observado en los equipos ganadores es una camaradería entre compañeros, y que los Piratas han exhibido eso mismo desde los entrenamientos. Son muchos los conjuntos con talento, pero sin una actitud positiva como la de Pittsburgh ahora mismo.

"Estás con esos muchachos más que con tu familia en muchos casos", dijo Inge. "Entonces, si va a haber conflictos todo el tiempo, las cosas no van a funcionar."

Después de la victoria de los Piratas sobre los Cachorros del jueves, los jugadores de los Bucaneros ya estaban poniendo sus jerseys de los Pingüinos de Pittsburgh, equipo que compite ahora mismo en los playoffs del hockey sobre hielo de la NHL.

Inge fue quien apoyó más el club de hockey, llegando al PNC Park con todo el equipo protector de un jugador de dicho deporte, además del uniforme de los Pingüinos.

"Esta es una ciudad deporiva", dijo Inge. "Es bueno para la ciudad."

Los Piratas también se han beneficiado de la presencia de veteranos como Russell Martin y A.J. Burnett, quienes entre ellos han participado en nueve postemporadas. El manager de Pittsburgh, Clint Hurdle, afirma que ellos e Inge le han dado al equipo un "extra".

Ahora bien, los equipos campeones no se construyen a base de la agencia libre. Más que nada, son las piezas internas, complementadas por adiciones de veteranos, que dan el éxito. Los jugadores que han estado en Pittsburgh los últimos dos años, cuando los Bucaneros se desplomaron en la recta final, han aprendido lecciones valiosas.

"Mientras más juegas a este nivel, más situaciones pasas-buenas, malas y feas", dijo el segunda base de los Piratas, Neil Walker. "Como alguien que ha pasado eso durante los últimos dos años, los altibajos, he aprendido a lidiar con eso."