Aníbal Sánchez.

DETROIT, Michigan -- El venezolano Aníbal Sánchez insistió en que no está preocupado por perderse su turno en la rotación de Detroit, al reconocer que simplemente necesita algo de descanso.

Los Tigres omitirán la siguiente apertura de Sánchez y planean poner en su lugar en el montículo a José Álvarez el domingo contra los Indios de Cleveland.

Sánchez dijo que tiene rigidez en la parte posterior de su hombro derecho.

"Sucedió una vez el año pasado en la primera entrada del entrenamiento de primavera", comentó. "Sólo me perdí una apertura".

El preparador físico de los Tigres Kevin Rand dijo el sábado que era la decisión prudente darle descanso a Sánchez porque no se recuperó bien de su salida previa y es temprano en la temporada. Afirmó que el lanzador estuvo de acuerdo.

"Sólo necesito atenderlo", señaló Sánchez.

El pitcher derecho obtuvo su victoria más reciente el 4 de junio contra Tampa Bay, permitiendo una carrera en siete entradas. Tiene marca de 6-4 con promedio de carreras limpias admitidas de 2.65 en 12 aperturas, incluido un juego de un imparable el 24 de mayo contra Minnesota y una actuación con 17 ponches un mes antes contra Atlanta.

Sánchez firmó un contrato de 80 millones de dólares por cinco años con los Tigres en el receso de temporada. El acuerdo podría valer 91 millones si los Tigres ejercitan una opción por una sexta campaña.

Álvarez debutará en Grandes Ligas contra Cleveland en el último juego de la serie. El zurdo venezolano tiene registro de 5-4 con efectividad de 2.42 y 76 ponches --un récord en la Liga Internacional-- en 12 aperturas con el equipo Toledo de clase Triple A.

"Él está a punto de ser el mejor pitcher de la Liga Internacional", dijo el manager de los Tigres Jim Leyland.