Danny Salazar vs. Alex Cobb.

CLEVELAND - Los Rays de Tampa Bay y los Indios de Cleveland tuvieron que luchar contra la adversidad para llegar hasta esta instancia. Ahora veremos quién sobrevive un juego más.

Los Rays vencieron a los Rangers en Arlington, por 5-2, en un extraño juego de desempate el lunes por la noche y ahora se dirigen a las orillas del Lago Erie para medirse al equipo más encendido del béisbol ahora mismo, un club de los Indios que cerró la temporada con 10 victorias de manera consecutiva y 21 triunfos en 27 partidos disputados en septiembre para terminar ganando el primer Comodín de la Liga Americana y obtener la ventaja de local.

El escenario está listo para el juego de eliminación este miércoles por la noche en el Progressive Field, con el derecho de los Rays, Alex Cobb, enfrentando al novato dominicano de la Tribu, Danny Salazar. El ganador de este encuentro viajará a Boston para enfrentar a los Medias Rojas en la Serie Divisional de la Liga Americana. El perdedor se va directo a casa a pensar en el próximo año.

Salazar dijo que no se sentía nervioso de cara al juego más importante de su corta carrera.

"Es en la loma donde me siento más cómodo, o calmado", expresó Salazar. "He venido jugando mucho béisbol - no en Ligas Mayores, pero el juego es el mismo".

El derecho de 23 años de edad jamás pudo imaginarse que estaría en esta situación. Cuando Salazar subió a la loma en el Canal Park en Akron, Ohio, para su primera apertura de la campaña en sucursal Doble-A, el camino que lo trajo hasta este momento simplemente no pudo haberse previsto.

El muchacho se dijo honrado por haber sido elegido como el abridor de tan importante duelo.

"Esto es fantástico", expresó con una voz melosa. "El equipo me tiene confianza. Simplemente trataré de dar lo mejor de mí".

El serpentinero dominicano hizo apenas 10 salidas para los Indios en 2013, pero abanicó a los bateadores de la oposición con un promedio de 11.25 chocolates por cada nueve innings, el más alto en una campaña en la historia del club entre lanzadores con al menos tres aperturas.

Por su parte, los Rays deben sentirse confiados con Cobb en la loma, ya que el derecho ha lucido imbateable recientemente, abanicando a 26 bateadores en sus últimos 23 1/3 innings de labor, período en el que ganó todos sus partidos.

Todo está listo para este interesante duelo, el Progressive Field lucirá a su máxima capacidad, los Indios llegan con la confianza por las nubes tras un increíble resurgimiento en la recta final de la campaña, y se enfrentan a un equipo que no sabe darse por vencido y que ya ha probado el éxito en el pasado.