Marlon Byrd. (Justin K. Aller/Getty Images)

Marlon Byrd caminaba hacia su auto, listo para otra noche aburrida ante tribunas semivacías en el estadio Citi Field a fines de agosto, cuando sonó el teléfono.

Era la llamada que esperaba desde hacía tiempo. La posibilidad de ir a los playoffs.

Transferido por los Mets a los Piratas, Byrd pronto pasó a ser figura clave de la novena de Pittsbugh. Vaya cambio respecto a octubre del año pasado, en que trataba de revivir su carrera con los Tomateros de Culiacán, de la liga mexicana.

"Doce temporadas y esta es mi primera presentación de postemporada. Trato de absorberlo todo y de mantener la concentración. Ves la multitud y te dejas llevar por la energía y la atmósfera. La estoy pasando de maravillas", comentó el domingo.

Experiencias similares están viviendo gente como Jake Peavy, Justin Morneau, John Axford y otros peloteros cuyas fortunas cambiaron con transferencias avanzada la temporada. Los ocho equipos que participan en las series de división se reforzaron a mitad de temporada, incorporando peloteros como Delmon Young, José Iglesias y Brian Wilson.

De hecho, los dos abridores del cuarto juego de la serie entre Dodgers y Bravos --Freddy Garcia, de Atlanta, y Ricky Nolasco, de Los Angeles-- cambiaron de divisa en plena temporada.

Nolasco pasó de un equipo que estaba último en su división, los Marlins, a otro con posibilidades de ir a la postemporada.

"Era algo que me daba vueltas la cabeza. Sabía que los Dodgers estaban jugando bien cuando me negociaron y sabía que teníamos posibilidades de ganar la división. Estoy muy entusiasmado, listo para esta oportunidad que se me presenta", declaró el domingo.

García tuvo un año más ajetreado todavía. Fue dado de baja por San Diego en la primavera y jugaba en las menores con la organización de Baltimore cuando los Bravos lo contrataron a fines de agosto.

El venezolano, de 37 años, fue asiduo animador de la postemporada en sus mejores épocas y ayudó a los Medias Blancas de Chicago a ganar la serie mundial del 2005. Ya no tira tan fuerte como antes y había sido enviado a la Triple A por los Bravos. Se preguntaba si había llegado la hora del retiro.

"Llega el momento en que uno empieza a pensar esas cosas", manifestó. "Pero si sigues lanzando, te sientes bien y sigues retirando gente...".

 

El año, no obstante, "no fue nada fácil", confesó.

"Volver a la Triple A luego de tanto tiempo en las grandes ligas... Pasar por San Diego, Baltimore y ahora los Bravos fue duro para mí", agregó el domingo.

"Y más duro para mi familia. Uno está lejos de la familia, de los hijos. Pero ahora estoy aquí y no veo la hora de que llegue el partido de mañana", dijo el venezolano.

Peavy y el paracorto cubano José Iglesias fueron parte de una operación que involucró a tres equipos a fines de julio. Peavy fue de los Medias Blancas a Boston e Iglesias pasó de los Medias Rojas a Detroit. Los Tigres enviaron al cotizado prospecto Avisail García a Chicago.

"Supongo que García va a tener éxito con los Medias Blancas por mucho tiempo, pero así es como funcionan estos canjes", declaró el piloto de los Tigres Jim Leyland hace poco. "Hay gente que no va a tocar el oro y otros que sacan algo de una caja de (palomitas de maíz) Cracker Jack", agregó.

El catcher de Oakland Kurt Suzuki, el infielder de los Dodgers Michael Young y el infielder de Atlanta Elliot Johnson también llegaron a los playoffs gracias a operaciones en plena temporada.

Morneau pasó de Minnesota a Pittburgh y Axford se incorporó al bullpen de San Luis.

"Creo que la llegada de un tipo como Axford, que tiene mucha experiencia y sabe lo que hay que hacer para ganar, fue algo bueno para nosotros", opinó el tercera base de los Cardenales David Freese. "No lo conocíamos mucho a nivel personal, pero encajó muy bien. Fue un buen aporte".

Wilson, un barbudo que fue el taponero de San Francisco cuando los Gigantes ganaron la serie mundial del 2010, terminó como relevista de los Dodgers.

"Ya sabe lo que es esto. Nada parece alterarlo", dijo el piloto de los Dodgers Don Mattingly.

Los Rays consiguieron a Young por nada. También contrataron al jardinero David DeJseús y al relevista Wesley Wright.

El mánager de Tampa Bay Joe Maddon dijo que su equipo toma en cuenta una cantidad de factores cuando decide incorporar a un jugador en plena temporada.

"Uno siempre mira primero sus aptitudes físicas. Eso se da en todos los deportes", manifestó. "Pero hay que considerar también la personalidad".

"¿Qué tipo de persona es", acotó. "¿Sabemos lo que dicen otros de él? ¿Cómo se maneja en distintas situaciones? ¿Cómo es en el clubhouse? ¿Cómo se lleva con los compañeros? Analizamos todas estas cosas".