SAN LUIS - Con la oportunidad de tomar la ventaja en esta Serie Mundial, los Medias Rojas recurrieron a su as contra los Cardenales en el Juego 5 de la Serie Mundial el lunes.

Misión cumplida.

Jon Lester volvió a frenar los bates de San Luis para continuar con sus éxitos de ésta y otras postemporadas en su carrera, llevando a Boston a un triunfo por 3-1 y a una ventaja de 3-2 en la serie.

Los Patirrojos podrán coronarse campeones el miércoles, cuando se jugará el Juego 6 en el Fenway Park.

"Traté de mantener a mi equipo en el juego", dijo Lester. "Sabíamos a quiénes nos enfrentábamos; ellos nos iban a lanzar bien y su bullpen es difícil también. Lo principal era mantenernos en el juego lo mejor posible."

Lester hizo eso y mucho más. En 7.2 entradas, permitió cuatro hits y una sola vuelta, ponchando a siete bateadores y otorgando cero bases por bolas. El único error del zurdo fue una recta en la zona de strike que aprovechó el toletero Matt Holliday para conectar un cuadrangular solitario. Pero el resto del tiempo, Lester tenía todo bajo control.

"El caballo siempre está listo", dijo el coach de pitcheo de los Medias Rojas, el boricua Juan Nieves. "Está comprometido con el juego. Sabe que está a cargo de ocho innings para cada salida y no quiere salir del juego. ¿Qué más puedes esperar de él? Es el zurdo más fuerte que hay".

Definitivamente, ha sido el pitcher más fuerte de esta postemporada y, sin dudas, de esta Serie Mundial. En sus dos salidas vs. San Luis, Lester ha permitido una sola carrera en 15.1 innings (EFE de 0.59). En la postemporada del 2013, tiene marca de 4-1 con efectividad de 1.56 en cinco aperturas, con 29 ponches y ocho boletos en 34.2 entradas lanzadas.

En tres aperturas de por vida en Series Mundiales, remontando al Clásico de Otoño del 2007, el nacido en Tacoma, Washington tiene promedio de carreras limpias de 0.43 al permitir una sola anotación-el cuadrangular de Holliday el lunes-en un total de 21.0 episodios.

"Ha estado en una gran racha, sobre todo en la segunda mitad (de la temporada)", dijo el manager de Boston, John Farrell. "Y se ha mantenido fuerte. Eso probablemente sea lo más importante.

"Ha hecho un tremendo trabajo entre sus salidas para mantener su durabilidad y su fortaleza en general. Todo eso fue evidente (el lunes)".

En lo que fue seguramente su última presentación del 2013, Lester apagó al ataque de los Cardnenales luego del bambinazo de Holliday, que fue en el cierre de la cuarta entrada. A partir de dicho batazo el zurdo retiró a los siguientes 12 bateadores de San Luis, hasta que David Freese conectó doble en el octavo inning.

"No sé qué otra cosa decir sobre Jon Lester que no haya dicho ya", expresó el receptor de Boston, David Ross, quien dio el batazo decisivo en el Juego 5 al conectar doble productor en el séptimo inning. "Ese muchacho es nuestra piedra angular. Es nuestro caballo cuando está ahí.

"Esperamos mucho de él", continuó Ross, quien en esta postemporada se ha convertido en una especie de "cátcher personal" de Lester. "Está lanzando como el as que es".

Entre otras proezas de Lester en los anales de los Medias Rojas, el lanzador de 29 años se convirtió en el primer pitcher del equipo en ganar sus primeras tres aperturas de por vida en Series Mundiales desde que lo hizo Babe Ruth entre 1916 y 1918; empató con el dominicano Pedro Martínez y Curt Schilling por la mayor cantidad de victorias en playoffs/Serie Mundial por Boston con seis; y empató el récord de la franquicia de cuatro triunfos en una sola postemporada, que ahora comparte con Josh Beckett (2007).

"Se vio maravilloso", dijo el segunda base de los Patirrojos, Dustin Pedroia. "Estuvo increíble ahí, atacando la zona. Por eso es nuestro as, un lanzador de grandes juegos".

Lester ha aceptado con gusto y con sumo éxito esa responsabilidad, algo que volvió a ponerse a manifiesto el lunes en el Busch Stadium.

"Espero cosas grandes de mí mismo, tal como lo hacen mis compañeros", comentó el zurdo. "Creo que lo más importante es que cuando sales a tirar un juego como éste o uno en medio de la temporada, no quieres defraudar a los muchachos.

"Todos estamos halando en la misma dirección para llegar a una meta en común. Y eso es lo que hace tan especial este equipo".

Ahora, gracias en gran parte a Lester, es un equipo a ley de un triunfo para coronarse campeón.