Brian Cashman. (Reinhold Matay/AP)

ORLANDO, Florida - Si miramos a los Yankees desde cierto punto de vista, lo que vemos es un equipo rodeado de interrogantes y despojado de talento.

"Me alegro de que mañana no sea el Día Inaugural", dijo el gerente general de Nueva York, Brian Cashman, "porque tenemos algunos huecos que llenar".

Cashman no cuenta con un intermedista ahora mismo. Enfrenta interrogantes en la tercera base y en la receptoría. Y necesita agregar al menos dos abridores.

Por otro lado están las preguntas realmente difíciles. ¿Es capaz Derek Jeter de jugar al nivel acostumbrado? ¿Y qué tal Mark Teixeira?

David Robertson luce ser el candidato favorito para reemplazar al retirado cerrador panameño Mariano Rivera, pero Cashman no dejaría pasar una oportunidad de reforzar dicho puesto.

"Sería ingenuo de mi parte decir que me siento confiado", manifestó el ejecutivo. "El proceso no es tan fácil".

Los Yankees no clasificaron para la postemporada en el 2013, algo que, como ya saben, no es admisible ni para los dueños del club, ni para Cashman, ni para los fanáticos del equipo a nivel mundial.

No obstante, si nos enfocamos en los Yankees desde otro ángulo, se percibe una gran oportunidad para que Cashman remodele su equipo. El ejecutivo tiene la combinación de los cupos y los recursos que serían el sueño de cualquier gerente general.

Cada vez es más difícil construir un club a base de agentes libres, dado que la mayoría de los equipos "amarran" a sus mejores jugadores antes de que puedan probar suerte en el mercado. Pero aun así, hay mucho talento disponible ahora mismo.

El lunes, el segunda base dominicano Robinson Canó, el jardinero central Curtis Granderson y el derecho Hiroki Kuroda rechazaron las ofertas iniciales de los Yankees. No hubo sorpresa alguna, pero ahora sí es oficial que Canó y Granderson explorarán sus opciones en el mercado. Por su parte, Kuroda le ha dicho a los Yankees que está indeciso acerca de lanzar otra temporada en los Estados Unidos.

Una vez que un jugador entra el mercado, no hay garantías. Es difícil imaginar que otro equipo le haga una oferta más jugosa a Canó, pero se han dado cosas más extrañas.

La situación de Granderson es aun más incierta porque el precio de un bateador de poder está a la alza. Cashman tiene dinero para invertir, pero se le puede agotar rápidamente.

Ahora mismo, Cashman tiene apenas a siete jugadores bajo contrato para el 2014, pero con una suma entre US$80 y $100 millones - y quizás hasta más - para gastar, está en posición de hacer movimientos de peso en el mercado de agentes libres.

Si resulta que Alex Rodríguez queda suspendido para la temporada del 2014, Cashman tendría otros $25 millones a su disposición.

Todo luce indicar que los Yankees estarán involucrados con todos los agentes libres de alto perfil.

Primero que nada, les gustaría firmar a Canó y quizás a Granderson. También se cree que han hecho indagaciones acerca de Jacoby Ellsbury, Brian McCann, el boricua Carlos Beltrán, Masahiro Tanaka y Shin-Soo Choo.

Cuando los Yankees están activos en el mercado de agentes libres, la dinámica de la temporada baja cambia por completo, tanto para los jugadores como para los demás equipos.

Fuera de Brett Gardner y el dominicano Alfonso Soriano en los jardines, Cashman no está satisfecho con ninguna otra posición. Aun si el quisqueyano Iván Nova tiene otra temporada increíble y CC Sabathia disfruta de un renacimiento, los Yankees enfrentarán bastantes interrogantes con respecto a su rotación.

Sería una ventaja que el dominicano Michael Pineda estuviera saludable y productivo, pero aun así existirían huecos.

No obstante, si Cashman se siente presionado, no lo está demostrando.

"Tenemos que aprovechar el tiempo este invierno con inteligencia", dijo Cashman. "A veces no puedes llenar todos los huecos a tiempo. Hace varios años - digamos cuatro años - arrancaron los entrenamientos y yo aún tenía muchos pendientes. Teníamos huecos en el cuerpo monticular, pero corrimos con suerte con algunos de los invitados, en específico (el dominicano Bartolo) Colón y (el venezolano) Freddy García.

"En ese momento no lucíamos muy fuertes que digamos, pero pudimos armar un equipo. A veces tienes que esperar más allá del invierno para que todo encaje. El punto es que me alegro de que la temporada no empiece mañana. Nos queda trabajo por hacer".

El historial de Cashman indica que le irá bien. Si Jeter y Teixeira rinden a un alto nivel y Pineda se asemeja al lanzador que fue en Seattle, los Yankees tienen posibilidades de ser un equipo competitivo en el 2014.

"Confío en pasar por el proceso como lo hago todos los años", dijo. "Hemos enfrentado muchos desafíos. Dichas experiencias son valiosas, pero no sé hacia dónde me van a conducir. Ya veremos".