Cuidado con el bullpen de los Dodgers.

Kenley Jansen está en salud y listo para convertirse en uno de los mejores cerradores de Grandes Ligas. Los demás podrían ser igual de temibles.

Con Chris Pérez pactando con los Dodgers esta semana, Los Angeles ha reunido un grupo de mucha experiencia en para el relevo. Eso es si el manager Don Mattingly y su coach de pitcheo Rick Honeycutt pueden crear papeles de suficiente relevancia para Pérez, Brian Wilson y Brandon League.

Ese reto podría ser casi tan grande como el de mantener conformes a los jardineros Matt Kemp, el cubano Yasiel Puig, Andre Ethier y Carl Crawford. Y si Josh Beckett y Chad Billingsley vuelven de sus lesiones, el bullpen podría verse aun más apretado.

Es justo decir que el gerente general de los Dodgers, Ned Colletti, no presume de nada al construir su equipo para el 2014.

Mattingly tuvo que depender mucho del venezolano Ronald Belisario y Paco Rodríguez la temporada pasada, siendo el resultado que ninguno de los dos tenía mucho en el tanque al final de la campaña.

Los Dodgers dejaron que Belisario se fuera (y que firmara con los Medias Blancas), pero la ida del derecho debe de ser compensada por la llegada de Wilson y Pérez para una temporada entera. Además, fue firmado Jamey Wright y vuelve J.P. Howell.

Al ver a tantos relevistas fichados, uno podría pensar que los Dodgers no confían en Jansen. Pero no es así. El curazoleño está recuperado de la arritmia que lo venía afectando hasta hace un año y viene de hacer 81 presentaciones en el 2013, incluyendo seis en la postemporada.

"Fue una campaña larga pero muy buena", dijo Jansen durante la Serie de Campeonato de la Liga Americana. "Estoy contento con todo. Me encanta estar en el montículo al final de los partidos, sobre todo los más importantes".

Jansen fue un taponero bastante intimidante en el 2011, cuando ponchó a 16.1 bateadores por cada nueve entradas, rompiendo la marca de Grandes Ligas del dominicano Carlos Mármol. Pero esa temporada se ausentó por lesión y otra vez en el 2012 por la arritmia, lo cual provocó dudas sobre su valor a largo plazo.

Antes de operarse Jansen en octubre del 2012, Colletti le dio a League un pacto de tres años y US$22.5 millones. Pero a partir de junio de este año, Jansen ya había reconquistado el papel de cerrador.

"Me sentí muy bien toda la temporada, desde los entrenamientos", dijo Jansen. "Sabía que tenía que ir paso por paso y seguir progresando, pero sabía que iba a estar bien después de la cirugía. Eso fue un susto pero al mismo tiempo fue bueno saber que encontramos el problema y por fin lo arreglamos".

Jansen fue increíblemente consistente durante el 2013, poniendo la clase de números secundarios que han hecho de Craig Kimbrel (Bravos) una versión de Clayton Kershaw, pero en el bullpen. La proporción de Jansen de 111 ponches y sólo 18 bases por bolas fue mejor que la de Kimbrel, además de su WHIP (boletos más hits por cada inning lanzado).

"No pienso en los números", dijo Jansen. "Sólo quiero sacar el último out por mi equipos, sin importar nada más".

Wilson y Pérez saben mucho de eso. Wilson lo ha hecho en la Serie Mundial como cerrador de los Gigantes antes de someterse a la segunda cirugía Tommy John de su carrera. De su parte, Pérez ha registrado 123 juegos salvados en los últimos cuatro años por los Indios.

Tanto Wilson como Pérez ha firmado un pacto de un año para el 2014. League busca mejorar y con eso en mente se operó de los ojos para mejorar la vista.

La presencia de Honeycutt debe de ayudar a cada uno de los tres. Y ya no se puede señalar al bullpen de los Dodgers como su "talón de Aquiles".