Salvador Pérez y Ned Yost. (Ed Zurga/AP)

KANSAS CITY -- Cuando los Reales concluyeron la temporada pasada, no veían la hora de que llegara el 31 de marzo para tratar de castigar a los Tigres en el arranque de la campaña del 2014.

De hecho, Kansas City le propinó varias derrotas a Detroit el año pasado al ganar la serie de temporada regular 10-9. Lo que también es una buena señal para el futuro es que los monarcas tuvieron foja de 44-32 contra sus rivales de la División Central de la Liga Americana. Los únicos que les dieron problemas fueron los Indios, y de todas maneras tuvieron récord de 10-9 contra la Tribu.

Y los Reales estuvieron en la lucha por uno de los comodines de la Liga Americana, terminaron 10 juegos sobre los .500 y revivieron las esperanzas de una ciudad que desea ver su primera postemporada desde 1985, el mismo año en que ganaron la Serie Mundial. Así que ha habido 28 años sin ningún logro desde entonces.

Los Monarcas, bajo el gerente general Dayton Moore, renovaron el sistema de liga menor, desarrollaron a brillantes jóvenes y adquirieron a algunos veteranos. Todo eso rindió dividendos la campaña pasada.

"Lo puedes analizar como quieras, y sería complicado", señaló el dirigente, Ned Yost. "Lo que llama mi atención es que progresamos como organización. Dimos un gran paso hacia adelante".

Hubo más ajustes de cara al 2014. El zurdo Jason Vargas firmó por cuatro años y US$32 millones para reemplazar al dominicano Ervin Santana en la rotación. El jardinero derecho Norichika Aoki fue adquirido en un cambio con los Cerveceros para que sea el primer bate. El intermedista venezolano Omar Infante pactó por cuatro temporadas y US$30.25 millones para completar la alineación.

El dueño David Glass y el presidente Dan Glass obviamente estuvieron dispuestos a invertir dinero. Y le dieron a Yost y Moore extensiones de dos años para completar la tarea que han comenzado.

Ahora deben continuar por el mismo camino.

Pero primero tendrán que resolver algunas interrogantes:

¿Será este el año en que los Reales lleguen a la postemporada
Si no sucede, eso significa que Kansas City no corre con mucha suerte, ya que Moore ha señalado el 2014 como el año en que pueden dar el gran salto. Si las cosas salen como esperan, Infante, Vargas y Aoki le darían a los Reales el impulso para llegar al siguiente nivel.

¿Tendrán el suficiente poder en la alineación para aumentar la producción de carreras?
Esa podría ser la mayor interrogante de la temporada. El año pasado, pese a las altas expectativas, la producción cayó de 676 en el 2012 a 648. Eso resultó en la falta de respaldo a los abridores. El lineup demuestra promesa con Aoki e Infante como primero y segundo bate, seguido por Eric Hosmer, Billy Butler, Alex Gordon y el venezolano Salvador Pérez en la parte gruesa.

¿Podrá Mike Moustakas sobresalir esta temporada?
Los Reales esperan recibir una respuesta positiva. Su promedio de .233 con 12 jonrones y 42 impulsadas la campaña pasada no fueron buenas estadísticas para una posición de poder en una de las esquinas del cuadro. Hubo buenas señales -- un promedio de .259 después de la pausa por el Juego de Estrellas, incluyendo .301 en agosto. Esta es la cuarta temporada de Moustakas en la Gran Carpa y posiblemente su última oportunidad.

¿Se convertirá Hosmer en la estrella ofensiva que pareció ser en el 2013?
Eso es lo que piensan todos los expertos. Hosmer bateó .302 con 79 impulsadas y 188 hits la temporada pasada -- todas las mayores marcas de su carrera -- para dejar en el olvido un decepcionante 2012. Tras conectar solamente un cuadrangular en sus primeros 60 encuentros, se voló la cerca 16 veces en sus últimos 99. Hosmer tuvo 60 partidos con al menos dos imparables, la mayor cantidad en la Liga Americana. Y también se llevó el Guante de Oro como inicialista.

¿Podrá Vargas llenar el vacío en la rotación?
Eso depende de si el zurdo al menos iguala lo hecho por Santana, quien junto a su diminuta efectividad ofreció 32 aperturas y 211 entradas. Un coágulo de sangre y la operación para solucionarlo acortaron el 2013 de Vargas. Pero en el 2011 y 2012 con los Marineros, hizo 32 presentaciones con 201 capítulos y 33 presentaciones con 217 1/3 episodios, respectivamente.

¿Podrá la rotación superar su desempeño del 2013?
James Shields y Jeremy Guthrie pasaron las 12 victorias y registraron 200 entradas cada uno. Si siguen en salud, no hay motivos para que no hagan lo mismo en el 2014. Vargas será el zurdo que complementará a los derechos. Detrás de ellos, Wade Davis, Danny Duffy, el dominicano Yordano Ventura y Luke Hochevar ofrecen varias alternativas para completar el grupo de abridores.

¿Decepcionará el bullpen tras una campaña exitosa?
No existen motivos para pensarlo. Por ahora, el mismo grupo estará en el bullpen, con el excelente cerrador Greg Holland como el líder. Will Smith fue enviado a Milwaukee a cambio de Aoki, pero el núcleo está intacto, con Hochevar (al menos de que regrese como abridor), Tim Collins, el dominicano Kelvin Herrera, Aaron Crow y Louis Coleman. Es un grupo fuerte que encabezó el Joven Circuito con 2.55 de efectividad.

¿Podrá Aoki marcar la gran diferencia como primer bate?
Aoki, de 31 años de edad, anotó 80 carreras la temporada pasada con los Cerveceros, pero Moore piensa que puede anotar 100 con los Reales. Al equipo le gustaría que mejore robando bases (20 estafadas en 32 oportunidades), pero su porcentaje de embasarse es de .356 y conectó 40 hits dentro del cuadro. No receta muchas bases por bolas, ni se poncha en cantidades. También tiene éxito contra lanzadores zurdos.

¿Podrá Butler tener un repunte con el bate?
El mejor bateador designado del 2012 bajó su producción el año pasado. Butler pegó cuatro jonrones menos, bajó de 107 impulsadas a 82 y su promedio bajó de .313 a .289 en 162 juegos. Este descenso ha generado rumores de cambio esta temporada muerta. Pero Butler es un astuto estudiante del bateo y de seguro está buscando respuestas este invierno.

¿Será Infante la respuesta en la segunda base?
Todo lo que tiene que hacer es batear como lo hizo contra los Reales el año pasado, .375 con siete remolcadas en 13 compromisos. Se perfila como un sólido segundo bate con una buena defensa. Si no lo logra o se lesiona, Kansas City tiene un buen reemplazo en el dominicano Emilio Bonifacio, quien impresionó a finales de la campaña pasada tras ser adquirido en un canje con los Azulejos. El puertorriqueño Christian Colón y Johnny Giavotella traen profundidad.