Henry Urrutia.

SARASOTA, Florida - Alguien faltaba cuando los Orioles salieron al terreno para la primera sesión oficial de ejercicios con la escuadra completa. Para cuando los jugadores habían terminado de estirarse y se dividieron en grupos, aún no se sabía dónde estaba Henry Urrutia.

El cubano apareció después de que se le pasó un malestar del estómago y el coach de los jardines, Wayne Kirby, fue a buscarlo. Ausentarse sin informarle a alguien es un error que Urrutia no volverá a cometer.

"Henry tiene que asegurarse de avisar si sabe de antemano que no va a estar en el terreno porque incurrió la ira de (Kirby)", dijo el manager de Baltimore, Buck Showalter. "Pero en lugar de perder los estribos, me puse a pensar que son sus primeros entrenamientos. Nos olvidamos de que a estas alturas el año pasado (ni siquiera estaba en los Estados Unidos). Entonces, le daré otra oportunidad".

Urrutia ha tenido que adaptarse a muchas cosas desde que llegó a los Estados Unidos el 27 de febrero del 2013 tras desertar de Cuba y vivir en Haití en el ínterin. El jardinero se reportó de manera oficial al Ed Smith Stadium, sede de los entrenamientos de los Orioles, el 6 de marzo tras no disputar un juego desde el 2010. En poco más de cuatro meses fue convocado a Grandes Ligas. Fue subido mayormente por necesidad y un mes después regresó a Triple-A. Se unió de nuevo al equipo grande en septiembre y terminó el año con una campaña sólida en la Liga Otoñal de Arizona.

"Ahora que estoy acostumbrado, más cómodo y entiendo cómo son las cosas, estoy dispuesto a hacer lo que sea necesario y luchar por colarme en el equipo", dijo Urrutia "Esa es mi meta principal.

"Me siento cómodo (con la experiencia del año pasado). Puedo ponerla en práctica aquí para tener éxito, hacer las cosas de la manera correcta y como se esperan que se hagan aquí".

Urrutia, quien batea a la zurda, está compitiendo por un puesto en el equipo grande de Baltimore y es un candidato principal - siempre y cuando los Orioles no hagan alguna adquisición - para compartir el puesto de bateador designado.

"En verdad aún no ha tenido fracaso alguno aquí. En cuanto a bateo se refiere, le ha ido bien en cada paso", dijo Showalter acueca de Urrutia, quien cumplió 27 años de edad este mes. "Ha asimilado todas las otras áreas del juego - el corrido de bases y la defensa. Ha trabajado duro en eso. Tiene sus prioridades. No se trata de un muchacho cuya edad refleje su experiencia. Creo que Henry representa unas ventajas interesantes".

Urrutia, quien bateó para .377 con tres jonrones y 15 remolcadas en el 18 juegos por los Surprise Saguaros en la Liga Otoñal de Arizona, quiere ponerse más corpulento con el fin de batear para más poder. También pretende mejorar su defensa, que ha sido su punto más débil.

"Ahora que estoy de regreso aquí, me considero alguien que tiene que mejorar en todos los aspectos", dijo Urrutia. "Para permanecer con este club y poder llegar lo lejos que ellos quieren llegar, tengo que mejorar en todos los sentidos. Y eso es lo que voy a venir a hacer aquí todos los días".

"Se nota que a Henry le gusta el béisbol", dijo Showalter. "Le gusta salir al terreno y estar ocupado. Le gusta ser parte del gran panorama. Estaría aquí el día entero si por él fuera".