Marcell Ozuna. (Denis Poroy/GettyImages)

SAN DIEGO - La grandeza está llegando en destellos para el jardinero central de los Marlins Marcell Ozuna.

En muchas maneras, Ozuna es un referente del lugar en el que Miami se encuentra ahora mismo como equipo. El dominicano de 23 años de edad cuenta con tremendo talento y potencial. Pero también carece de experiencia y consistencia en todos los sentidos.

"Es un jugador especial", elogió el manager Mike Redmond. "El año pasado fue un gran año para él debido a que debutó en la Gran Carpa y obtuvo unos meses de experiencia. Eso le ha ayudado bastante".

Ozuna no arrancó de inicio el domingo en el último juego de la serie en contra de los Padres en el Petco Park, pero dio un imparable como emergente en su único turno al bate.

En su primera temporada completa en las Mayores, Ozuna ya ha duplicado su total de cuadrangulares de hace un año. La noche del viernes, el patrullero central se adjudicó su sexto vuelacercas de la campaña, un cañonazo que cayó en la tercera sección del edificio de Western Metal Supply ubicado detrás de la barda del jardín izquierdo en el Petco Park.

En 70 partidos como novato en 2013, Ozuna conectó tres jonrones y produjo 32 carreras. Tras la jornada del domingo, el quisqueyano tiene ya 21 remolques, la tercera mejor cifra en el club. Sus seis bambinazos también empatan el segundo lugar en el club junto con Jarrod Saltalamacchia, ambos detrás de Giancarlo Stanton, quien lleva 11.

"Es un muchacho joven, y todavía está aprendiendo la zona de strike", manifestó Redmond. "Creo que en ocasiones tiende a salirse de su nivel de comodidad, y le hace swing a muchos pitcheos fuera de la zona.

"Pero parece siempre hacer un ajuste. Pudiera ser sólo un turno al bate en una noche cualquiera. Pero tiene bastante poder. Cuando le hace swing a strikes, es muy bueno. Esa es la clave para cualquier pelotero joven, aprender tu zona de strike y aprender los lanzamientos que puedes conectar y los que no también".

Los altibajos son parte del proceso de madurez de Ozuna. Actualmente batea para .266 con un porcentaje de embasarse de .309 y .435 de slugging. Es propenso a poncharse, como lo demuestran sus 34 chocolates en sus primeros 138 turnos al bate.

Pero cuando hace contacto, Ozuna es una amenaza.

"Tiene bastante poder", subrayó Redmond. "Le tengo mucha confianza en el plato. Es un bateador libre. Lo observé en ligas menores. Me encanta su energía".