Dilson Herrera. (Jim McIsaac/AP)

NUEVA YORK-- Una estupenda temporada en las menores había colocado a Dilson Herrera como candidato a reemplazar algún día a Daniel Murphy en la segunda base de los Mets.

Ese día llegó más pronto de lo que cualquiera pudo imaginar.

Tras un ascenso meteórico por el sistema de sucursales de los Mets, Herrera llegó el viernes al Citi Field y fue incluido en la alineación de inicio contra Filadelfia. Se le convocó el jueves por la noche, procedente del equipo de la Doble A en Binghampton, luego que Murphy ingresó a la lista de los lesionados por 15 días, una medida retroactiva al 25 de agosto, debido a un tirón en la pantorrilla derecha.

Herrera se fue de 3-0 y cometió un error. Los Mets se impusieron 4-1 a los Filis de Filadelfia.

Su misión es temporal, pero el pelotero de 20 años podría ser el intermedista del futuro en Nueva York. No sólo es el pelotero más joven que esté en activo en un roster de las mayores, sino el de menos edad en la Liga del Este en 2014.

"Más allá de los números, el hecho es que él salió de ningún lado. Ha hecho todo lo que le hemos pedido", dijo el gerente general Sandy Alderson.

Herrera fue adquirido a Pittsburgh, junto con el relevista Vic Black, en el canje que envió al jardinero Marlon Byrd y al receptor John Buck rumbo a los Piratas, el 27 de agosto de 2013. Diestro y veloz, no fue invitado siquiera al campamento de las mayores en la pretemporada, y jamás había jugado con un integrante del roster actual de 25 hombres de Nueva York, dijo Alderson.

Las estadísticas oficiales mencionan que Herrera mide 1,77 metros (5 pies y 10 pulgadas), pero quizás son muy generosas con él.

De cualquier modo, el venezolano llamó la atención con su talento ofensivo y saltó a la Triple A tras un ascenso sin precedente para un jugador que no fuera pitcher. Comenzó la campaña con el Saint Lucie de la Clase A, antes de ser ascendido el 19 de junio a Binghamton, donde bateó para .340 con 10 jonrones, 48 impulsadas, 17 dobles y 50 carreras en 61 juegos.

"En el reporte de la transferencia, su manager se mostró entusiasmado por su personalidad, energía y condiciones atléticas en el terreno, y porque predica con el ejemplo. Es una verdadera chispa en ese sentido", dijo Alderson. "Hay que darle mucho mérito a lo que él ha hecho tan sólo en los cinco meses de esta temporada. Se merece esta oportunidad".

Herrera, quien conectó un cuadrangular el jueves con Binghampton, acumuló también 23 robos y un promedio de .379 en sus dos escalas en las menores este año. Aun así, le sorprendió saber que se le había convocado el jueves por la noche.

Dio que todas sus pertenencias estaban en el autobús de Binghamton cuando recibió la noticia.

"Yo estaba en shock. No podía creerlo", dijo Herrera. "Pero trabajé muy duro para llegar aquí, así que, sí, me siento preparado y emocionado".